Tel. +57 (1) 215 8043 | gerencia@aseneg.com
  • es
  • en
bclose

Los salarios emocionales: la nueva herramienta de motivación laboral

Actualmente el dinero no es lo más importante para un empleado, cada día más personas tienen un mayor interés por las retribuciones emocionales, por motivaciones y satisfacciones inmateriales que van más allá de su cheque de pago, de bonos o beneficios económicos y que los incentivan de manera positiva a realizar un mejor trabajo; a esto se le llama salario emocional, y es un término que cada día cobra más fuerza en el mundo de los negocios y que todos los gerentes, head hunters y encargados de la gestión del talento humano de cualquier empresa deben conocer y saber aplicar de forma correcta para atraer y mantener a mejores trabajadores que den valor a los objetivos de la organización.

Si bien el salario emocional no llena cuentas bancarias, sí reduce el estrés, mejora la calidad de vida de los empleados y como consecuencia aumenta su productividad; es una herramienta de beneficio mutuo entre la empresa y sus colaboradores, quienes en un mundo tan competitivo como el actual, son cada vez más difíciles de mantener si no se les brinda la motivación laboral adecuada.

Hoy por hoy, el éxito de un negocio depende en gran medida de hacerse atractivo para poder “cazar” a los mejores talentos y que se queden un buen tiempo dando lo mejor de sí, que se genere un sentido de pertenencia y amor por la organización y que sientan que están en el lugar correcto y que podrán desarrollarse profesionalmente mientras aportan toda su experticia y conocimientos para el bien común de la compañía.

A continuación les compartimos algunos ejemplos de salario emocional que pueden ponerse en práctica para lograr una gestión más eficiente del talento humano:

  • Horarios flexibles para que los trabajadores puedan lograr un equilibrio entre su vida personal y sus actividades laborales.
  • Permitir que los trabajadores puedan dar sus opiniones libremente y tengan una mayor participación en la toma de decisiones.
  • Ayudas en el desarrollo de la carrera profesional de los empleados, ya sea brindándoles capacitaciones o permitiéndoles el tiempo para que se capaciten por fuera de la empresa.
  • Espacios de distracción como salas de descanso, salones de juegos, gimnasio y demás lugares en los que puedan tomar un receso totalmente desconectados de asuntos laborales.
  • Reconocer, en público y en privado, los logros y el trabajo bien realizado.

Brindar a nuestros trabajadores una satisfacción laboral y personal, garantizando su comodidad y desarrollo para que se sientan a gusto en su puesto de trabajo es el mejor incentivo para la creatividad, la productividad y el cumplimiento de las metas. ¡No se necesitan grandes inversiones para lograr la felicidad laboral!